The Flame in the Flood, análisis; sobrevivir río abajo

Publicado el 26 Abril, 2017 en Indie

The Flame in the Flood es un videojuego indie con un arte y gráficos fascinantes que logran envolverte de gran forma en una situación de supervivencia; no eres más que una joven acompañada de su perrito tratando de sobrevivir en un mundo salvaje. Un título que aunque tiene sus detalles, también posee buenas cualidades que te describimos a continuación.

Se trata de un videojuego disponible para PC, Xbox One y PS4. Y aunque se trata de la ópera prima de los estudios The Molasses Flood, en realidad se trata de un estudio con experimentados integrantes de otras compañías creadoras de títulos AAA. De hecho el proyecta lo encabeza quien fue director de arte de Bioshock, por lo que no se trata tampoco de novatos.

Y esto se percibe en la calidad del diseño visual del juego. Pues desde los primeros momentos es capaz de trasladarte a escenarios naturales fantásticos, con efectos y detalles geniales que ofrecen una gran experiencia.

Así es The Flame in the Flood

La aventura comienza con el pequeño perrito que nos trae una mochila. Aquí es donde estaremos realizando toda la gestión del juego, pues además de permitirnos acumular materiales y equipamiento, también tendremos acceso a las diferentes misiones y objetivos.

El eje central del juego es un río, el cual se divide en 10 zonas y siempre corre cuesta abajo. Aquí podremos viajar a través de una precaria balsa que apenas y se mantiene a flote. Aunque la balsa es también uno de los elementos que podremos ir mejorando conforme avance la aventura.

Teniendo una balsa tan rudimentaria, la corriente del río nos impide navegar cuesta arriba, por lo que se genera una dinámica de reacción rápida, donde también tendremos casos donde debemos elegir si nos dirigimos hacia el muelle de la izquierda o el de la derecha, sabiendo que sólo uno podremos alcanzar.

Los muelles son los elementos clave por los que estaremos ingresando a diversos puntos del escenario. Aquí la sensación de supervivencia es aún más realista; pues condiciones adversas como tormentas o la oscura noche, se perciben de forma espectacular y logran sumergirte en situaciones complicadas.

Los escenarios generan un ambiente post-apocalíptico en un entorno salvaje. Afortunadamente no hay zombies, pero sí muchas construcciones abandonadas y depredadores naturales.

Luchando por sobrevivir

Las necesidades de nuestra personaje también son muy humanas. Como buena misión de supervivencia tendremos que buscar como comer para no morir de inanición. Aunque de igual forma debemos tratar de curarnos en caso de infecciones, picaduras, envenenamiento y demás situaciones a las que nos podemos enfrentar.

Para eso será necesario el sistema de crafteo, con el cual también podremos elaborar trampas para cazar, encender fogatas o construir diversos tipos de artefactos de utilidad para nuestra supervivencia y objetivos. Aquí podríamos encontrar algunas limitaciones, pues se tiene un sistema un tanto complejo que se puede volver un tanto engorroso y poco flexible para situaciones en las que se requiere actuar con gran celeridad.

Esto, combinado con múltiples bugs que hemos percibido en el juego, tales como objetos cazados que no aparecen en el inventario, momentos en los que los controles no responden o incluso crasheo total del juego, puede frustrar la experiencia. No obstante que al menos los estudios creadores han estado haciendo un esfuerzo importante para lanzar actualizaciones que corrijan estos defectos del juego.

Si logran superarse estos detalles estamos ante un gran título de supervivencia. Pues también tiene un desarrollo procedural que hace que cada vez que jugamos, se trate de un río distinto, con muelles y lugares distribuidos de forma diferente, lo cual es un punto a su favor que favorece la rejugabilidad. No obstante que después de que has visto casi todo, también las misiones pudieran volverse un tanto repetitivas.

Aún así las primeras horas te pueden parece fascinantes y repletas de sorpresas; desde zonas del río que se convierten en rápidos, hasta escenarios con depredadores impensados que te estarán sacando más de un buen susto.

Costo y conclusiones

También la banda sonora es otro punto a favor de The Flame in the Flood, otro elemento que fue diseñado con gran calidad. Los efectos de audio también son buenos, aunque no se incluyen voces ni subtítulos, prácticamente toda la información se presenta en la interfaz del juego, la cual se encuentra disponible también en castellano.

The Flame in the Flood está disponible desde de febrero de 2016 a un costo de 14.99 euros en Steam donde mantiene un promedio de votos “mayormente positivos”. Y se puede disfrutar tanto en Microsoft Windows como en Mac Os X.

Un videojuego que obtuvo más de 250 mil dólares de financiación vía Kickstarter, y que tras un año de haber sido lanzado, ha estado recibiendo soporte y mejoras continuas para depurar su calidad. Un videojuego de supervivencia divertido, envolvente, cautivador y original; una producción indie que te recomendamos ampliamente conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso que hacemos de las cookies. Política de cookies.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies